Design Thinking en marketing: Qué es y más

Lectura de: 5 minutos

En una época en la que es cada vez más necesaria la innovación en el mercado digital el Design Thinking o pensamiento de diseño puede ser una gran herramienta para el desarrollo de tu negocio a través de las plataformas digitales. Si bien estamos en la temporada de post pandemia, son millones de personas las que adquirieron el hábito de conocer, descubrir y comprar a través de Internet. 

El Design Thinking se trata de un proceso de trabajo que ayuda a los equipos a desarrollar su creatividad. Si bien fue desarrollado en torno al diseño de piezas gráficas o de productos también permite llegar a ideas innovadoras en otras áreas como lo es el marketing digital, ya que se basa en pensar qué elementos del diseño pueden ser incorporados. 

Siendo que, según estadísticias publicadas por www.stackscale.com el 83% del comercio en Europa compra a través de plataformas digitales y el 78% de las compras en EEUU son a través de Internet es cada vez más evidente que el pensamiento de diseño o Design Thinking debe estar orientado a servir de soporte para el desarrollo de las estrategias de marketing digital. 

Un poco de historia sobre el Design Thinking 

Design Thinking es un sistema o conjunto de procesos que nació desde el diseño participativo, el diseño centrado en el usuario, el diseño de servicio y el diseño con visión humana, hoy en día uno de los valores más importantes a la hora de enfocar una estrategia de ventas o de marketing digital. 

El término puede encontrarse hasta 1987, con el libro Design Thinking del profesor Peter G. Rowe, un libro enfocado en arquitectura y planificación urbana, disciplinas que como en otras oportunidades han hecho grandes aportes al diseño. Fue el diseñador Rolf A. Faste quien desarrolló este concepto y aseveró que «se trata de un método de acción creativa que va más allá de una sola disciplina».

El objetivo del Design Thinking es resolver problemas poco definidos o particularmente desafiantes a través de ideas innovadoras, bien pensadas, que permitan generar valor al usuario a la hora de adquirir un producto o servicio. 

Lo que se busca usando esta herramienta o proceso de diseño es resolver una necesidad realmente extraña a través de un producto o servicio revelador, innovador y que se basa en satisfacer la experiencia de usuario, es por esto que lo consideramos una de las herramientas más atractivas en este momento para hacer marketing digital ya que cada vez es más difícil sorprender y complacer a las personas. 

¿Cómo aplicar el Design Thinking en marketing digital? 

Un perfecto ejemplo del uso de este proceso de diseño que se basa en el pensamiento profundo de resolver una necesidad o problema a través de un producto o servicio innovador es la existencia de Amazon.com que varió de librería virtual a líder mundial del e-commerce. 

El caso de Amazon es un ejemplo de cómo el diseño no se limita a la creación de un producto, sino que también atiende a la función de brindar un servicio innovador. 

Y cómo puedes aplicar esto en tus estrategias de marketing, pues pensando de forma innovadora y no quedándote con las fórmulas tradicionales que ya los usuarios conocen, recuerda que la humanidad estuvo encerrada por casi 2 años y que en la actualidad no se busca comprar un producto sino una experiencia. 

Basados en este principio la invitación que hacemos desde maunamedia.com es a innovar y ofrecer a los usuarios productos y/o modelos de negocio que le permitan explorar, conocer, descubrir y vivir experiencias distintas a la hora de comprar un bien, un producto o adquirir un servicio. 

Sin miedo y siempre desde la innovación en Design Thinking puede servir para pensar más allá de un diseño convencional, como podría ser un carrusel en Instagram y cambiarlo por un Reels que invite a las personas a contar cómo se sienten cada vez que ven uno de tus productos, esto fomentará la interacción pero además estás ganando datos sobre qué piensan las personas sobre tu marca, lo que te permitirá ofrecerles lo que realmente desean. 

Ejemplos de Design Thinking 

Construir o mejorar una App 

Para construir o desarrollar una App móvil, puedes usar la metodología de Design Thinking. Para ello, los integrantes del grupo de diseño pensado analizan las encuestas que determinan la necesidad y crean una aplicación que la resuelva. 

O, en el caso de mejorar una App se evalúan las encuestas de calidad, solucionan los inconvenientes que más quejas presentaron y lanzan una nueva versión de la aplicación.

Mejorar el sistema bancario 

Una tienda de ropa está teniendo bajas en sus ventas por e-commerce, el equipo de Design Thinking puede resolverlo, al estudiar lo que quiere y pide la audiencia, hacer un estudio de calidad de telas, proponer colores novedosos y atractivos y crear una nueva prenda que sirva para hacer un relanzamiento de la marca y retomar el auge de ventas. 

Una pieza visual para campaña de marketing 

Este es uno de los ejemplos más interesantes para quienes hacemos marketing digital y es que un equipo de Design Thinking puede participar del estudio de mercado y definir la arquitectura de una pieza visual que sirva de conexión con las personas dentro de la campaña, una pieza que además los usuarios puedan llevar consigo y tenerla en su casa. 

Puede ser un mouse pad, un artefacto geek, o incluso un souvenir útil para el día a día, recuerda que la premisa es que ayude a darle solución a una necesidad pero que además sea atractivo e innovador. 

Conoce la metodología del Design Thinking 

Como ya lo mencionamos la metodología del Design Thinking se basa en desarrollar un diseño muy bien pensado, que debe soportarse en las emociones de las personas. Hay muchas definiciones en cuanto a esta metodología, pero en maunamedia.com hemos aplicado la metodología tradicional. Te contamos cuál es. 

1.- Empatizar

Si, tan sencillo como ponernos en la posición del usuario y comprender lo que le aqueja y lo que necesita, para poder detectar una solución a su problema o necesidad. Algunas de las técnicas que te pueden servir para la fase de Empatizar son la entrevista en profundidad, la observación y el Focus Group. 

2.- Definir 

En esta etapa se organiza la información recibida, una buena técnica es la Clusterizado o Saturar y Agrupar,  consiste en primer lugar en vaciar la información por grupos en los que los datos coincidan y una vez separadas las necesidades y agrupadas por repeticiones encontrar una frase que sintetice la información de cada uno de los grupos.

3.- Idear

Aquí entra el factor creativo fuertemente, se trata de dar el mayor número de ideas posibles que respondan al reto planteado. Es el momento idóneo para que se presente la innovación y la creatividad en una tormenta de ideas. El objetivo es encontrar la mayor cantidad de ideas posibles. 

4.- Hacer uno o más prototipos 

La cantidad de prototipos dependerá del presupuesto con el que cuentes, sin embargo definir una o más ideas para ejecutar es la tarea principal de esta etapa. El prototipo debe ser básico, no incurrir en una producción final sino aplicar las técnicas de Storyboard o la Maqueta física.

5.- Test de validación 

En esta fase, es importante entender que no debemos convencer al usuario, se trata de aprender del feedback que nos dan para hacer posteriormente una nueva versión objetiva y mejorada de nuestra solución.

Ahora que conoces el Design Thinking, cuéntanos ¿Cuál será tu próximo diseño innovador? 


Únete a los profesionales de marketing que reciben primero nuestro contenido de valor.